Guía, manual de uso y características de esmaltes cerámicos

Esmaltes cerámicos guía y manual de usuario

El esmalte cerámico nos permite dar color a nuestras piezas y también define su acabado y tacto final. Con el objetivo de compartir conocimiento, hemos elaborado esta completa guía sobre el uso y variedades de los esmaltes. Esperamos que la disfrutes y recuerda que si tienes cualquier duda puedes dejarnos tu pregunta en la sección de comentarios, situada bajo el artículo 😉

¿Qué son los esmaltes para cerámica?

El esmalte es una mezcla de materiales diferentes que aplicamos sobre pastas cerámicas. Mediante la cocción en horno cerámico, tras un proceso de fusión y posterior enfriamiento, vitrifica quedándose adherido a la pasta. El esmalte aporta resistencia, color y textura.

Esmaltes transparentes

La cerámica esmaltada es por lo tanto cualquier pieza de cerámica que haya sido cubierta por un vidriado cerámico. El uso del esmalte es por supuesto opcional, de forma que una pieza de cerámica puede ser cocida habiendo o no habiendo sido esmaltada previamente.

¿Cuál es la función de un esmalte?

A grandes rasgos, destacamos 3 objetivos principales.

  1. Uso decorativo: por sus cualidades expresivas, se utiliza con objetivos artísticos o meramente estéticos. La gran variedad de esmaltes disponibles y las infinitas posibilidades para formularlos y crear nuestra propia paleta nos permiten diferentes acabados.
  2. Impermeabilización: el uso de esmaltes sobre piezas cerámicas nos permite impermeabilizarlas. Por tanto las piezas para uso alimentario deben estar esmaltadas.
  3. Aporta resistencia y dureza a las piezas: el esmalte añade una capa de protección extra que garantiza mayor dureza.
Esmaltes para cerámica

La mejora estética, mejorar la dureza de las piezas y hacerlas impermeables son 3 de las principales funciones

Cómo aplicar esmaltes cerámicos

Existen diferentes formatos de esmaltes: podemos formular nuestros propios vidriados, creando recetas a partir de materias primas con las que obtendremos una paleta de colores única y propia. Puesto que la pureza de las materias primas varía, los resultados cambiarán en función de la materia prima con la que trabajemos, por lo que los resultados serán inestables.

Como aplicar el esmalte cerámico

En Marta Cerámica trabajamos con esmaltes comerciales en polvo. Así nos aseguramos que los resultados sean estables. Deben ser mezclados con agua antes de utilizarse. La proporción esmalte/agua a utilizar varía según el tipo de esmalte que estemos preparando. La proporción general podría ser mitad agua y mitad esmalte. Son idelaes para el esmaltado por vertido y pulverización.

También incluimos en nuestras clases esmaltes en suspensión (casa Mayco y Duncan). Se comercializan directamente en formato líquido, su aplicación es sencilla, se adhieren al soporte y el resultado estable. Son recomendables cuando queremos combinar colores, hacer dibujos o iniciarnos en la técnica de esmaltado a pincel. También en el caso de los alumnos que en principio vienen solo a una clase, ya que son esmaltes de monococción que función también sobre piezas crudas.

En otro artículo os contábamos cómo utilizar los engobes cerámicos. Existe un punto de unión entre ambos materiales ya que las técnicas de aplicación son similares. Independientemente de la versión de esmalte a utilizar, podemos aplicarlo sobre las piezas utilizando algunos de estos procedimientos:

  1. Esmaltado a pincel, mediante el uso de pinceles, brochas o paletinas: elegimos pinceles, brochas o paletinas de tamaño proporcional a la pieza, pelo suave y largo para que «cargue» gran cantidad de esmalte y nos permita depositarlo en la pieza. Es la técnica ideal cuando aplicamos esmaltes en suspensión.
  2. Esmaltado por vertido: consiste en verter una cantidad generosa de esmalte en estado líquido sobre una pieza cerámica. Elegimos esta técnica para esmaltar piezas cóncavas (cuencos, tazas) y también planas (baldosas). Utilizamos esmaltes en polvo.
  3. Mediante el uso de una pistola de aire comprimido o en su defecto un aerógrafo: es fundamental el uso de gafas y mascarilla en esta técnica ya que inhalar el esmalte volatilizado es muy tóxico. Llenamos de esmalte tamizado el depósito de la pistola y pulverizamos a unos 20cm de la pieza, aplicando capas homogéneas en movimientos ascendentes y descendentes. Esta técnica es la que más tiempo requiere de limpieza tanto de la cabina de esmaltado como de la pistola por lo que es interesante para piezas en serie.
  4. Esmaltado a perilla, pera aplicadora o jeringa: el uso de estas herramientas está especialmente recomendado para técnica de cuerda seca y también para decoraciones de puntos, línes, dibujos… Llenamos la perilla de esmalte y aplicamos una capa de unos 2-3mm sobre una baldosa humedecida en el caso de la técnica de cuerda seca. La decoración de puntos, líneas, dibujos, podemos hacerla directamente sobre la pieza bizcochada y también sobre otro esmalte crudo.
  5. Técnica de inmersión: sumergimos la pieza completa o parcialmente en un cuenco lleno de esmalte y la sacamos tras dos o tres segundos de inmersión.

En todas las técnicas es fundamental retirar el esmalte de la base de nuestra pieza para evitar que se adhiera a la placa del horno. Además, si el esmalte es muy fundente, conviene elevar la pieza sobre un trípode para su cocción. Para mantener la limpieza y buen estado de nuestro horno, y evitar los desperfectos que puedes ocasionar los esmaltes, recomendamos pintar las placas del horno con engobes de 50% de alúmina y 50% de caolín para protegerlas.

¿Quieres recibir notificaciones de nuestros siguientes artículos? Suscríbete a nuestro boletín de noticias.







Colores, brillos, transparencias… ¿Qué opciones existen?

Podemos clasificar los esmaltes según:

  • Color: incoloros y coloreados.
  • Temperatura: alta, media y baja.
  • Atmósfera de cocción: oxidación y reducción.
  • Transparencia y brillo: transparentes, translúcidos, opacos.
  • Composición química (alcalinos, plúmbicos, borácicos, feldespáticos…).
  • Material predominante (de estaño, titanio, circonio etc).

A continuación te explicamos las características principales:

Esmalte transparente

Cuando aplicamos un esmalte transparente podremos ver el soporte original de la obra. Es decir, se seguirá visualizando la superficie de la pieza de arcilla sobre la que lo hemos aplicado. La luz será capaz de traspasar la nueva capa y nos permitirá ver el soporte que se esconde bajo este.

Esmaltes cerámicos transparentes

Dentro de esta variedad podemos encontrar las opciones incoloras, ligeramente coloreadas o completamente coloreadas. El nivel de transparencia se consigue jugando con diferentes tipos de cocción, de forma que la temperatura y el tiempo de cocción afectan directamente al grado de transparencia final.

El tipo de arcilla juega también un papel importante en el resultado final. Dependiendo de la variedad de barro utilizado será más o menos sencillo conseguir el grado de transparencia deseado. En cuanto al nivel de brillo, ocurre más de lo mismo. Podemos obtener piezas de efecto brillantes o mate dependiendo del material y cocción aplicada. Si tienes curiosidad sobre este tema, te recomendamos este artículo donde se describen los diferentes tipos de arcilla disponibles.

Opacos

El uso de componentes opacificantes favorece la fabricación de piezas con aspecto inverso a las transparentes. A diferencia de las piezas con transparencia, estos esmaltes no permiten pasar la luz y ver la superficie de la obra.

Al igual que sucede con los de tipo transparente, existen opacos con efecto brillo y efecto mate. Hay disponibilidad también en modalidad incolora o coloreada (con colorantes).

Semitransparentes, semiopacos, semibrillantes, semimates …

Son aquellos que se quedan a mitad de camino entre una categoría u otra. No alcanzan un grado muy alto de transparencia, opacidad, brillo …

¿Qué temperatura de cocción utilizar?

Otro criterio de clasificación es la temperatura de cocción de las piezas. Cuando nos referimos a la modalidad de cocción de las piezas hacemos referencia a dos modalidades diferentes:

Baja temperatura

Consideramos baja temperatura a aquellas cocciones que alcanzan niveles de hasta los 1050 grados centígrados. Cuando utilizamos arcillas de baja temperatura como la terracota y la loza debemos seleccionar los esmaltes de la misma temperatura.

Alta temperatura

Consideramos alta temperatura a cualquier cocción que supere los 1.200 grados centígrados. Existen esmaltes que nos permiten aplicar este nivel de cocción.

Esmaltes cerámicos de alta temperatura

En el sitio web de marphil hay disponibles diferentes opciones. Recuerda que cuando se utilizan tipos de arcilla de alta temperatura debemos seleccionar este tipo de esmaltes. Las arcillas de esta categoría son la porcelana, los greses y las arcillas refractarias.

Distinguimos entre alta o baja temperatura. En función del tipo de arcilla que usemos tendremos que elegir entre una variedad u otra.

Clasificación según su composición

Hablar de la composición y fabricación daría para otro post completo, posiblemente más extenso incluso que este.

Composición de los esmaltes cerámicos

En líneas generales, cuando hablamos de su composición consideramos que un esmalte es un material en suspensión compuesto principalmente de sílice o cuarzo y otros compuestos fundentes. Los componentes fundentes utilizados pueden variar de un tipo a otro. El uso y combinación de estos elementos es precisamente otro de los criterios de clasificación más comunes. Se distinguen 4 grandes grupos:

Con óxidos alcalinos, en base plomo, con fundentes de boro y feldespáticos son las composiciones principales

Alcalinos

Los esmaltes alcalinos son aquellos en los cuales el fundente principal es cualquier óxido alcalino. Por ejemplo el potasio, litio, sodio … Destaca su efecto transparente y resistencia. Normalmente tienden a cuartearse menos.

Plúmbicos

Son aquellos que contienen una base de plomo. Entre sus características, destaca un mayor nivel de brillo. Debido a la toxicidad del plomo, estos esmaltes no deben utilizarse en piezas de uso doméstico que puedan contener alimentos.

Fundentes borácicos

Los esmaltes borácicos.

Feldespáticos

Tienen como base los denominados feldespatos como el sílice y carbonato cálcico y se utilizan generalmente para cocciones de alta temperatura.

Efectos y tipos de acabado disponibles

Al comienzo del artículo explicábamos que este componente se utiliza entre otros objetivos con fines de mejora estética. Independientemente de otros factores como la mejora de la resistencia y la posibilidad de hacer nuestras piezas impermeables, las características puramente artísticas que podemos conseguir son muy interesantes.

Cómo esmaltar cerámica

Desde efectos como el craquelado, hasta cristalizaciones, el raku, esmaltes salinos, y esmaltes de ceniza… Os animamos a investigar más y a aprender de manos de los ceramistas especializados en cada técnica.

¿Que te ha parecido nuestro post? ¿Ha quedado alguna duda pendiente? ¡Compártenos tus impresiones en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *