Arcilla y barro: variedades y diferencias

Tipos y diferencias de arcillas

Hay algunas preguntas que se repiten cada vez que llega un alumno nuevo a nuestro taller. No suelen estar claras las diferencias entre la arcilla o el barro. Tampoco cómo se debe trabajar cada material y mucho menos las variedades de arcillas disponibles para la elaboración de piezas cerámicas y cuál elegir en función de nuestro proyecto.

En este post hemos querido hacer una recopilación de todas estas dudas. Si tú tampoco tienes claro qué es cada cosa… ¡este artículo te va a venir muy bien!

Diferencias entre la arcilla, el barro y la cerámica

¿Cúales son las diferencias entre el barro y la cerámica? Esta es la pregunta del millón. Mucha gente utiliza el término cerámica para referirse al barro (de forma errónea por cierto). Otra mucha gente no sabe si el barro, la arcilla o el lodo son lo mismo.

Diferencias entre el barro, la arcilla y la cerámica

Vamos por partes, en primer lugar, la arcilla, el barro y el lodo son exactamente lo mismo. Usamos diferentes términos para hacer referencia al mismo material, pero insistimos, son sinónimos. Cuando el barro se seca, podemos rescuperar su estado inicial ‘más viscoso o suelto’ añadiendo más agua.

La cerámica sin embargo, difiere del barro o la arcilla. Cuando cocemos el barro a más de 600 grados centígrados convertimos el barro en cerámica. Este proceso no es reversible, es decir, una vez que hemos transformado la arcilla en cerámica no podemos volver a su estado inicial.

La arcilla y el barro son lo mismo. Mientras que la cerámica es el resultado de cocer una pieza de arcilla a más de 600ºC.

Para la cocción utilizamos hornos de cerámica que por lo general alcanzan temperaturas superiores a los 1000 grados centígrados.

¿De donde se obtiene la arcilla que utilizamos para hacer piezas de cerámica?

Otra de las preguntas más recurrentes de nuestros alumnos: «¿de dónde se obtiene el barro que después utilizamos para hacer vasijas u otros objetos de cerámica?» Pues bien, la arcilla se obtiene de la descomposición y posterior erosión de un tipo de roca denominada feldespática.

La arcilla se obtiene de un tipo de las rocas feldespáticas que en contacto con el agua producen caotilina

Las rocas feldespáticas, en contacto con el agua producen un material llamado caolitina o silicato alumínico dihidratado. Cuando la caolinita es arrastrada y erosionada por más tiempo, aparecen las arcillas que comunmente utilizamos para la elaboración de piezas de cerámica.

La erosión e hidratación de las rocas feldospáticas y después de los caolines, genera la arcilla que después usamos para fabricar piezas de cerámica. Dependiendo del nivel de hidratación, erosión y contaminación a la que estas rocas son sometidas, se producen arcillas de diferentes características.

Temperatura necesaria para fabricar cerámica

Sabemos que el barro se debe cocer en hornos especiales a muy altas temperaturas para elaborar piezas de cerámica. ¿Pero de qué tipo de horno estamos hablando? Los hornos que utilizamos para cocer arcilla son hornos especiales que por lo general alcanzan más de 1200ºC de temperatura. La siguiente imagen corresponde a uno de los hornos que utilizamos en Marta Cerámica.

Temperaturas cocción arcillas

En general, agrupanos las arcillas en función de la temperatura a las que deben ser sometidas para que se transformen en cerámica. Distinguimos dos grandes grupos:

  1. Arcillas de baja temperatura: se deben cocer entre 900ºC y 1050ºC.
  2. Arcillas de alta temperatura: se deben cocer a temperaturas superiores a 1200ºC.

Tipos de barros

Arcilla roja

Se trata de la arcilla de color rojizo tan característica de la alfarería popular. Su cocción se lleva a cabo a baja temperatura (1000º).

Arcilla roja

Debe su color rojizo al óxido de hierro. Por lo general, este tipo de arcilla posee baja resistencia química, lo que nos indica que en contacto con productos químicos se producirán desgastes. Otra de las características es que resulta muy poco resistente al peso (baja resistencia mecánica) debido a su alta porosidad.

La arcilla roja es la utilizada en la alfarería tradicional

La arcilla roja es además poco resistente a la congelación y a las bajas temperaturas, por lo que no se recomienda su uso para la elaboración de piezas de exterior.

Suscríbete al newsletter para recibir nuevos contenidos







Terracota tradicional

Una de las características más interesantes de este material es la posiblidad de variar el color final dependiendo de la temperatura utilizada en la cocción. La terracota nos ofrece un amplio abanico de colores de toanlidades rosa pajizo.

tonalidades arcilla terracora

El coeficiente de dilatación de este tipo de barro es el ideal para el uso de esmaltes estándares de alfarería. Dada su resistencia a las bajas temperaturas, es el material ideal para la elboración de piezas de exterior.

Una de las obras más reconocidas e increíbles elaboradas con este material son los 8.000 guerreros de terracotra del mausoleo Qin Shi Huan de China.

8000 guerreros de terracota

La terracota puede tolerar incluso heladas por lo que la convierten en uno de los materiales más utizados para la construcción de jardineras, tejas, azulejos y otros elementos que son expuestos al frío. Ideal para la decoración en jardines y otros espacios abiertos.

Loza o arcilla mimbre

Se trata de una pasta de color blanco utilizada para la elaboración de algunas vajillas. Resulta más económico que la porcelana y por ello se suele el material preferente para las vajillas más económicas. La cocción se debe realizar a baja temperatura (1000ºC).

La loza es de color blanco y es el material utilizado para fabricar algunas vajillas. Es la versión económica de la porcelana.

Su característico color blanco se debe a un alto contenido de caliza. Al igual que sucede con la arcilla roja, es de alta porosidad por lo que no soporta mucho peso (ofrece poca resistencia mecánica).

Porcelana

Todos conocemos este material y pocos saben que es una arcilla y además la de mayor calidad. Las vajillas más valiosas se elaboran precisamente con porcelana. Se trata de un tipo de arcilla mucho más fina y delicada, translúcida, de tacto muy suave y por supuesto más compleja de trabajar. Debe su color blanco a la composición (mitad de caolín, una cuarta parte de cuarzo y una cuarta parte de feldespatos).

A diferencia de las arcillas mostradas hasta ahora, la porcelana se debe cocer a alta temperatura (a partir de 1250ºC). Es originaria de China y gracias a su poca porosidad ofrece mayor resistencia y dureza que otras arcillas del mercado. La porcelana es la única de las arcillas que vitrifica cocida a su temperatura, y el poro queda completamente cerrado, por lo que una pieza de porcelana podrá contener un líquido sin necesidad de estar esmaltada y no rezumará.

Joyería con porcelana

En nuestro taller de cerámica a utilizamos especialmente para la fabricación de joyería. Sin embargo, a nivel industrial se suele utilizar en forma líquida junto con moldes de escayola para fabricar piezas muy finas que pueden llegar a ser translúcidas.

Gres

Al igual que sucede con la porcelana, la acilla de tipo gres se debe cocer a alta temperatura. La composición es muy similar a la de la porcelana, aunque el gres contiene más impurezas. El color más común es el blanco, aunque existen algunas variedades como el gres moteado con tonalidades más próximas al beige.

En Marta Cerámica incluimos el gres moteado en nuestras clases y es una de las arcillas más elegidas por nuestros alumnos. Tonalidades del gres moteado en función de la temperatura de cocción:

Tonalidades gres moteado

Este tipo de arcilla contiene poca porosidad por lo que es más resistente y garantiza mayor dureza. Tiene un acabado opaco (no deja pasar la luz) y ofrece poca resistencia al choque térmico.

Arcillas refractarias

Las arcillas de tipo refractario son aquellas que pueden soportar altas temperaturas sin sufrir deformaciones ni fundirse. Ofrecen alta resistencia al choque térmico y a los productos químicos. Son igualmente resistentes a los esfuerzos mecánicos (pueden tolerar mayor peso sin romperse).

Existen múltiples tipos de arcillas refractarias. Nosotros utilizamos las arcillas refractarias albina, lila y negra. Su colores varían en función de los óxidos que contienen. Las arcillas refractarias son especialmente recomendables para piezas de gran formato y para ser trabajadas por alumnos que se inician.


Aquí concluye nuestro artículo con las diferencias y variedades disponibles de arcillas. ¿Ha quedado alguna duda pendiente por resolver? ¡Déjanos tus comentarios más abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *